CompeticionesEntrenamiento

Pre-competición Carrera Villalfeide

Villalfeide Polvoreda

Como muchos de vosotros sabréis, mañana tengo la primera competición desde hace casi dos meses, el 17 de Junio en la CxM Fernando Casquero en Sanabria.

En julio tenía programada la asistencia al Desafío Ubiña. Con la suspensión del mismo, decidí  no meter nada ese mes, no encontré nada interesante y me parecía precipitado.

Pues mañana mismo tenemos de nuevo una competición, una prueba que por entorno, organización y recorrido es una de las fijas del año. Pero vamos a analizar un poco varios aspectos de cara a esta carrera, sensaciones, material…

Recorrido

No es un recorrido que me venga especialmente bien. De momento, (aunque lo estoy trabajando) no soy un corredor especialmente técnico, me gustan las carreras que, dentro de que tengan desnivel, sean rápidas y poco técnicas y, no es el caso.

Especialmente la primera mitad de la bajada del Pico Polvoreda. Es una zona que me cuesta bastante y dónde otros años he perdido tiempo y posiciones.

Hay pocos tramos donde poder correr un poco rápido y lo echo de menos en carreras como esta.

Material

Gran parte del material que llevaré mañana lo tengo decidido. Mallas cortas ajustadas de Hoko, camiseta de manga corta también ajustada (no me gusta correr sin manga), calcetín de Hoko y visera. El tema de la visera es por el sudor más que por el sol, me ayuda a que no caiga mucha cantidad en los ojos.

Obviamente, al menos para mí, llevaré mochila e hidratación, pero lo comentaré en otro punto más adelante.

El punto donde tengo más dudas y hasta mañana no las resolveré, será en el calzado. O bien Salomon Fellraiser o bien Adidas Kanadia con suela Vibram (puesta por un zapatero). La primera me da más seguridad a la hora de protección del pie, es más dura y siento menos el contacto con las piedras. Pero la segunda me parece mejor en agarre en seco y en piedra y de eso habrá mucho mañana.

Avituallamiento

Pese a que haya acudido a un número amplio de competiciones los dos últimos años, aún no he encontrado el punto idóneo en el avituallamiento en carrera. Intento ir poco a poco ajustado el mismo y tengo más o menos unas pautas que seguiré mañana, siendo siempre moldeables en función de las circunstancias.

En cuanto a la parte liquida será solamente agua. Llevaré mochila y dos recipientes de 0,5 litros cada uno. Nunca he salido en una competición con tanta agua, pero preveo que haga calor y ya he pecado de falta de hidratación en muchas ocasiones por lo que creo que es el momento de realizar esta prueba. Rellenaré en los avituallamientos según vaya viendo que me quedo sin agua.

Importante, me tomaré el tiempo necesario en cada avituallamiento. Los 30 segundo que pueda ganar/perder en los mismos me parecen una minucia comparado con la diferencia de tener agua o no en momentos clave.

En la parte sólida, por ahora estoy con geles Victory Endurance Energy Up y pastillas de sales. Mañana hará calor y con el sudor perderemos bastantes sales, por lo que llevaré 3 pastillas conmigo aunque la idea es tomar dos solamente, con cada tercio de carrera. En cuanto a los geles, saldré con 5, con idea de usar solamente 3-4, uno cada 40-45 minutos de carrera. Como he dicho, moldeable en función de las sensaciones y las circunstancias.

Sensaciones

Me gustaría decir que son mejores de lo que realmente son. Rara vez me oiréis justificar un mal resultado con excusas, no las hay. Si me encuentro un día mal y no doy el rendimiento que esperaba, lo digo, simplemente me encontré mal, y no hay más, no hay excusa que valga.

Otra cosa es analizar el estado de forma previo. Y creo que últimamente estoy menos fino que al principio de la temporada. Puede haber múltiples factores, trabajo, horas de sueño, entrenamiento, meteorología…

A esto se une unas molestias que estoy teniendo últimamente en la planta del pie causadas por los golpes de las piedras en entrenamientos.

Aún así, y como dice mi entrenador, puedes haber tenido la mejor semana del mundo y hacer una carrera lamentable y viceversa. Y como ya he comentado muchas veces la cabeza es la que corre casi siempre, y voy confiado en hacer un buen papel, no existe otra posibilidad que ir con esa mentalidad. No obstante, es necesario tener en cuenta las sensaciones previas para, en el momento preciso, saber si podemos dar más de si o no y no guardar cuando sea necesario.

Objetivo

Una vez analizados todos los puntos importantes de cara a mañana, llega la parte más complicada. ¿Que objetivo planteamos para mañana? Pues aunque debiera ser siempre el mismo en cada carrera, el de mañana lo tengo especialmente claro. Llegar a meta con una sonrisa. No pido nada más, es lo único que voy a intentar y, por supuesto, conseguir.

Y nada más que añadir. Espero la semana que viene escribir una pequeña crónica de cómo ha ido todo, aunque con el objetivo que me he planteado va a salir todo genial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *