Entrenamiento

La motivación en el día a día

Alto Sil 2018

La mayoría de la gente que no practica deporte, al menos de una manera más o menos competitiva y/o constante, siempre me hace las mismas preguntas: ¿cómo puedes salir por la mañana a correr 20 kilómetros y estar trabajando aquí por la tarde tan normal? ¿no te da pereza salir a correr con este tiempo? ¿no prefieres estar tomando algo en vez de ir a entrenar? Y la respuesta a todas estas preguntas siempre es la misma, la motivación

Cuando alguien hace algo de una manera insistente siempre tiene un motivo, en cualquier ámbito. Muchas veces, y más en esta sociedad en la que estamos, la principal razón es el dinero, es lo que mueve todo, y cada vez de una manera más tangible. Si bien, y aquí añado un inciso, el dinero, hoy por hoy, es imprescindible para vivir, creo que ha llegado un punto que la gente vive para trabajar y no trabaja para vivir, y es algo que noto cada vez más en la sociedad…

Pues bien, en este mundo actual, es muy difícil encontrar otros motivos por los que hacer algo de una manera constante… Y aquí es donde cada uno debe motivarse a sí mismo de la mejor manera que se pueda… ¿Por qué me parece fundamental? Porque por mucho que te guste una actividad, del tipo que sea, llega un momento que hacerla a diario y de una manera reiterada, puede llevar a días de confusión, días en los que no entiendes los motivos que te llevan a eso, que no comprendes que haces madrugando y haciendo malabares con los minutos del día para cuadrar todas las actividades… Y ahí es donde tenemos que encontrar una razón, un motivo.

Hay personas que simplemente entrenan para verse mejor físicamente, otros lo harán para pasar el tiempo por falta de otras ocupaciones… Cada uno de nosotros tiene sus motivos y, como no, yo tengo los míos.

¿Dónde encuentro yo la motivación? En la competición. Esa es mi gasolina, llegar lo mejor posible a la siguiente carrera que tenga programada. Con esto no quiero decir que llegue el día de carrera y sea un día agobiante, con presión… Para nada. No me olvido del tipo de deportista que soy, un aficionado. Eso sí, un aficionado que quiere dar lo máximo de sí mismo.

Las carreras son el día de fiesta y, cuando sé que he dado todo las semanas previas, el resultado no importa, lo voy a hacer lo mejor que pueda y cuanto más adelante llegue mejor, pero sin presión. Pero, sí que utilizo la presión de la competición durante los días o semanas de preparación como un elemento de motivación, para saber que voy a llegar lo mejor posible y que si no es así, no voy a estar contento con el resultado, sea el que sea.

Me parece fundamental que cada persona se motive a su manera, porque sin ella creo que ningún ser humano es capaz de dar lo mejor de sí mismo.

En esta entrada lo he analizado desde el punto de vista deportivo, pero esa motivación es necesaria en prácticamente todos los aspectos de nuestro día a día.

Icono Camara Ayto. Páramo del Sil – Carrera Alto Sil 2018

2 comentarios en “La motivación en el día a día

  1. Enhorabuena por el blog. Ahora te toca buscar una motivación oara no dejar de escribir en él, porque te aseguro que cuesta lo suyo ser constante para mantener una web.

    1. Buenas Carlos, si que cuesta si, entre blog, redes sociales, entrenar y trabajar… Pero la cuestión es organizarse… ¡Gracias por pasarte por aquí!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *