EntrenamientoPersonal

Hablemos de la alimentación

Cesta fruta

Como indiqué en la Crónica de la Transvaldeonica tenía pendiente una entrada sobre alimentación y aquí la traigo.

Ya en varias conversaciones relativas a nuestro deporte, me han hecho la misma pregunta, ¿tu haces dieta? ¿controlas la alimentación? La respuesta es no, pero sí.

No, porque no controlo específicamente lo que como cada día, ni peso los alimentos… Pero sí, porque en los últimos meses, en mi casa hemos intentado cambiar los hábitos alimenticios o, al menos, corregir las cosas que nosotros creemos que estábamos haciendo de manera incorrecta. La práctica deportiva puede ser uno de los motivos de este cambio, pero no el único. Realmente somos lo que comemos, y llevar una vida más saludable es la principal razón para controlar la alimentación.

Hábitos actuales

Ni soy nutricionista, ni pretendo serlo. Tampoco soy un experto en alimentación, pero no hay que ser un lince, para saber que una dieta variada es lo más adecuado para llevar una vida saludable.

La fruta y la verdura deberían ser la base de todo, junto a las legumbres. El pescado por encima de la carne, y huir de alimentos pre-cocinados. Procuramos consumir productos integrales (cuanto más completo esté el grano nos aportará más nutrientes) y productos ecológicos.

Hay gente que no cree o no confía en los productos ecológicos, pero nosotros sí. Creo sinceramente que cuanto menos químico metamos a nuestro cuerpo, mejor.

Aunque, hay veces, que son realmente caros y difíciles de mantener en una cesta de la compra de un hogar medio. Como ejemplo, solamente hemos encontrado una leche ecológica que indique específicamente que está libre de hormonas, pero su precio es aproximadamente un 50% superior al de una leche ecológica normal. Si la comparamos con leches de marca blanca y dudosa calidad puede hasta triplicar el valor fácilmente.

Haré hincapié en que yo comía muy poca fruta, y era uno de los principales errores que cometía. Como sigue sin gustarme en exceso (especialmente la textura de muchas de ellas), he cogido el hábito de desayunar todos los días una papilla con 3 o 4 piezas de fruta, un poco de avena, una cucharada de maca y agua. Intento comer más fruta a lo largo del día, pero sé que ese desayuno me aporta mucho de lo que necesito para acabar el día con fuerzas.

Huir del azúcar añadido, cuidado con los refrescos en general, es otro pilar fundamental.

Por supuesto, las dietas milagrosas, suplementos adelgazantes o sustitutivos de comidas, me parecen lo peor que podemos hacer para nuestro cuerpo. Hay ciertas marcas que se lucran con este tipo de productos que son un auténtico veneno, ni probarlas.

Alimentación en carrera

Dicen que el hombre es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra, y no voy a ser yo el que habiendo tropezado dos veces con los famosos geles y una indisposición al tomarlos, vaya a tropezar una tercera.

Si en mis hábitos de alimentación procuro eliminar químicos o cosas procesadas, ¿porque no lo he hecho en carrera hasta ahora? Supongo que por moda o comodidad. Y ya me he cansado.

Me he propuesto competir obteniendo los nutrientes que necesito para ello de una manera más natural. Fruta, frutos secos, sandwich, barritas de cereales… Se acabó para mi la suplementación no natural.

He empezado por probar con barritas caseras. Se preparan en 5 minutos y no pueden ser más naturales: frutos secos, dátiles, aceite de oliva y miel. De sabor buenísimas y muy energéticas. Y no tengo que acostumbrar al cuerpo a tomar nada extraño, ya que son alimentos habituales en mi dieta y no productos elaborados.

Seguro que me dejo muchos apuntes más en el tintero, pero tampoco quiero extenderme mucho. Habrá más entradas sobre alimentación y contaré las cosas que vaya probando y los resultados que obtengo en el futuro. Eso sí, siempre estoy abierto al debate con quien quiera hablar del tema.

2 comentarios en “Hablemos de la alimentación

  1. El tema de la alimentación da como para debatir una vida entera. En mi caso, y debido a mi diabetes, debo ser bastante estricto con este tema. El caso es que es ahora cuando me estoy alimentando de la forma que creo es la más correcta. En líneas generales, lo ideal es proveer a nuestro cuerpo de las proporciones adecuadas de proteinas y carbohidratos, provenientes de las distintas fuentes que tenemos.
    Un día tipo para mi, sería el siguiente: desayuno, tostada con aceite de oliva, 4 galletas (libres de grasa de palma), una loncha de york, un café solo sin azúcar y dos yogures naturales desnatados. Comida, carne de pavo o pescado, verdura (cruda o al vapor), gazpacho y una pieza mediana de fruta. Cena, carne de pavo o pescado o huevos (revueltos o cocidos), verdura, gazpacho y una pieza de fruta.
    Eventualmente, introduzco pasta o arroz, pero son alimentos secundarios. Luego hay alimentos que consumo en menor cantidad pero que son más o menos habituales en mi cesta, como el queso o el marisco.
    En cualquier caso, las comidas principales deben contener proteína, carbohidratos y una ración abundante de verdura y hortalizas.

    1. Está claro que cada uno tenemos luego nuestros matices personales, bien sea por enfermedad, actividad física… Pero hay cosas que un alto porcentaje de la gente hace que no están bien en ninguno de los casos y es ahí donde radica el problema… Dicho esto, todo sin obsesionarse…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *