CompeticionesCrónicas

Crónica Urban Trail Nocturno León. Animando la pretemporada.

Urban Trail Leon

Ya estoy aquí una semana más. Hoy toca crónica de la carrera del pasado sábado en la Universidad de León. Tenía la idea de enfocar un poco más el blog al ámbito de la opinión y dejar la parte más relacionada con las competiciones para el canal de Youtube.

Pero como no quiero extenderme en muchos detalles de la post-carrera en los videos para no alargarlos, voy a seguir contando por aquí algunos detalles más de las competiciones a las que acuda. No obstante en esta misma entrada, un poco más abajo, podéis ver el video de este fin de semana que creo que ha quedado bastante entretenido.

Momentos previos y calentamiento

18:30 horas, queda una hora para la salida y ya estoy en la Universidad para ver y grabar un poco el ambiente, que aún está bastante calmado. Saludo y charlo un rato con algunos amigos y conocidos y a las 19:00 me dispongo a acabar de prepararme ya que he ido bastante cambiado desde casa.

Faltan 20 minutos para la carrera, no quiero hacer un calentamiento excesivamente largo ya que tenemos 2 kilómetros de recorrido neutralizado y lo utilizaré como parte del calentamiento también. Es raro, pero veo poca gente calentando por la zona de la pista de atletismo para la cantidad de gente que había apuntada. Carrera continua, unos cambios de ritmo y a dejar la ropa de abrigo en el coche y coger la frontal.

Salida neutralizada

Nos llaman desde la zona de salida. De repente sale gente de todos los sitios y por fin se ve color en el ambiente. Nos informan desde la organización de que los 2 primeros kilómetros neutralizados serán a la velocidad de 10km/h (ritmo de 6 min/km) detrás de un coche de policía, un coche de la organización y dos bicicletas. Recalcan que está prohibido adelantar a las bicicletas por parte de ningún corredor.

Cuenta atrás y allá vamos. De todo lo que nos dicen no se cumple absolutamente nada. El ritmo baja incluso de los 5 min/km en algunos tramos. La gente de atrás se descuelga. Los que van en cabeza, en algunos tramos sobrepasan a las bicicletas… Para colmo, ya en la parte delantera y pese a llevar un coche de policía delante, hay coches que en las rotondas pretenden meterse entre los corredores con peligro de atropello. Me cuentan después de la carrera que, como se ha salido muy rápido y se han descolgado corredores del grupo cabecero, ahí los coches han respetado aún menos.

Habría que buscar una formula para mejorar este tramo en futuras ediciones.

Salida lanzada

Llegamos al parque de la granja y dan la salida lanzada, Jumanji. Los más rápidos se ponen a tirar muy fuerte. Yo decido ir rápido, pero no excederme, ya lo he hecho en otras carreras y he comprobado que no me va bien.

Rápidamente veo a mi amigo Manu, le adelanto con la idea de que se venga conmigo, pienso durante unos metros que es uno de mis acompañantes pero más adelante compruebo que no. Omar, amigo del club Cenador Rua Nova, sí que viene a mi lado. Sé entonces que el ritmo es el bueno, está a muy buen nivel y podemos correr las zonas de llano juntos perfectamente.

Vamos pasando metros hasta que llegamos al parque de la candamia y posteriormente a la zona de las lomas.

Llegamos al desnivel

Mas o menos alrededor del kilómetro 4,5 llegamos a la zona más «montañera». Es una zona fácil, con alguna subida empinada y rápidas bajadas por senderos y pistas bastante anchas. El desnivel no llegará a los 150 metros positivos. Es una carrera rápida y las subidas no serán la excepción, aquí no vale caminar.

Primera subida, cojo a dos corredores que llevaba por delante, veo que llevan zapatillas de asfalto y el barro les hace resbalar y subir más despacio, hago un esfuerzo saliéndome del camino y les adelanto para volver a llevar mi propio ritmo. Omar no ve sitio para adelantar ahora y se queda con ellos en el grupo. En este punto veo que la carrera va a ser bastante solitaria. Solitaria en cuanto a la compañía de corredores, porque por voluntarios no será. Había decenas de ellos y todos tuvieron buenas palabras de ánimo para los corredores, un gusto.

Llego al final de la primera subida y me alcanza un corredor por detrás, no veo bien quién es por la poca luz, pero veo que va un poco más fuerte y le dejo irse. A la larga sería mi liebre en la carrera ya que le llevé unos metros por delante hasta la meta.

Seguimos con subidas y bajadas. Llegamos a una zona de más barro y charcos. El corredor que me acababa de adelantar ha cazado a dos corredores por delante y yo me dispongo a hacer lo mismo. Uno de ellos quiere librar el barro y acaba en una zona de escobas y pinchos. Hago un esfuerzo y adelanto por fuera al otro.

Bajada y llaneando hasta la meta

Llegamos a la zona más alta de la carrera. Sólo nos queda una bajada muy fácil y muy rápida y unos kilómetros llanos hasta meta. Antes de comenzar el descenso hay un avituallamiento. Veo que hay gente que coge agua. Yo decido no hacerlo, es una carrera corta, no hace calor y no lo veo necesario. Más adelante veo alguna botella de plástico por el suelo, ya no sé como más expresar mi repulsa hacia esto…

Volviendo a la carrera, el descenso lo hago rápido y veo que el corredor que llevo por delante alcanza a un nuevo participante. Ya son dos las sombras que voy siguiendo.

La zona llana no tiene nada de especial, más allá de que hay que mantener un ritmo rápido y cada vez cuesta más. Hemos pasado la zona que a mi más me gusta y toca sufrir corriendo lo más rápido posible. Hacemos el tramo entre los dos parques y, llegados nuevamente al parque de la granja, veo que los dos corredores que tengo por delante han pillado y adelantado a otro más. Veo una nueva oportunidad de subir un puesto y acelero, le adelanto y se queda, el desnivel, aunque haya sido escaso, está afectando a los que no están acostumbrados.

Desde este punto sólo me he centrado en los dos corredores que seguían delante mío. En tramos me acercaba, en otros me alejaba. Llega la recta que da acceso a la pista de atletismo de la Universidad, decido hacer un último intento por cogerles. Acelero, pero apenas me acerco, por lo que tendré que dar por bueno el puesto que llevo, que en ese momento no sé cual es.

Llego a meta, agradezco los ánimos de la gente que está allí esperando y escucho al speaker decir que aún no se han completado las 10 primeras posiciones mientras entro en meta. Paro el reloj, miro el tiempo, mejor que el año pasado. Me sorprende bastante, antes de la carrera no me notaba nada bien, bastante cansado. Llevo menos entrenamientos acumulados que el año pasado y creo que llego en peor forma, pero a veces el cuerpo nos engaña. O nosotros a él.

Unos segundos después llegan Omar y Manu. Nos saludamos y charlamos sobre la carrera. Me cambio y junto a Alba esperamos que lleguen mis padres, nuestra amiga Jessi y un montón de conocidos.

Pese a lo que he comentado en el primero punto respecto a la salida neutralizada y cómo la mejoraría, carrera muy recomendable. Sobretodo para coger estos ritmos altos que nos harán falta en futuras competiciones…

Y el domingo, Cross Ciudad de León, toca correr rápido de nuevo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *